Tienda The Rose en Santa Gertrudis (Foto: Silvia Castillo)

En Santa Gertrudis se encuentran los diseños exclusivos de alta costura de Claudina, junto a las obras de arte de su marido, Aldo Kodac. Su tienda y galería de arte es uno de los lugares más especiales de la isla.

La colección exclusiva en seda que diseña Claudina Damonte seduce a cualquier amante de la moda. Los vestidos de fiesta y de noche son espectaculares, inspirados en las olas del mar de Ibiza y en los colores de la isla, como el blanco roto o el azul. También apuesta por una gama cromática que incluye el rosa, el negro o el rojo, siempre dentro de un estilo que combina glamour y elegancia.

Claudina Damonte ha encontrado un sello muy personal, que nada tiene que ver con propuestas efímeras o modas pasajeras. Sus vestidos son obras de arte, clásicos que difícilmente desaparecerán del fondo de armario y que evocan a los grandes creadores de alta costura, que sabían vestir a las mujeres para potenciar su belleza. Son prendas tan delicadas como eternas.
La diseñadora tiene clientas en toda Europa, que también realizan pedidos por encargo. Ella adapta sus vestidos a las necesidades de cada persona.

 

Claudina renueva cada año su colección de verano y en Navidad ofrece en su tienda propuestas diferentes para los días de fiesta de invierno. Los prototipos los diseña en Ibiza y produce su ropa en Asia, donde encuentra seda natural de extraordinaria calidad. Ocasionalmente muestra sus colecciones en desfiles que se organizan en hoteles mágicos de la isla, como Atzaró.

 

The Rose es también una galería de arte donde van a encontrar los cuadros y las propuestas decorativas de Aldo Kodac.  El éxito de los cuadros de Aldo se puede comprobar en las casas más cool de la isla, aunque también envía sus lienzos a distintos puntos de Europa. Durante mucho tiempo Aldo también ha colgado en The Rose las fotografías de amigos de diferentes nacionalidades que residen en Ibiza.

The Rose es un laboratorio de ideas, en el que también tienen cabida joyas, esculturas y todo tipo de objetos de decoración, como vajillas multicolor o lámparas muy originales. Un lugar donde triunfa la creatividad de una pareja, que además se caracteriza por su extraordinaria amabilidad.

Les conocí por primera vez en 2010, cuando preparábamos la sexta edición del libro “Ibiza con los 5 Sentidos” y recuerdo que Claudina fue dulce y cariñosa. Ambos nos abrieron las puertas de su casa con  máxima hospitalidad. Años después, nada ha cambiado. Resulta admirable su trabajo y es un verdadero gusto conversar con ellos. Una pareja de artistas singular que enriquece el alma más cosmopolita de la isla.

Ibiza es su paraíso y su fuente de inspiración.

Dirección: Venda de Fruitera, 2. Santa Gertrudis.

Déjanos tu comentario